Goat Simulator

Goat Simulator

Conviértete en una cabra en el simulador más delirante del universo

Goat Simulator reproduce todos los aspectos de la vida de una cabra. Te brinda la posibilidad de recorrer un mundo abierto donde espantarás a las personas y destruirás todo. Un juego increíble, absolutamente excepcional y terriblemente divertido en su simplicidad. Ver descripción completa

PROS

  • Extremadamente original
  • Entretiene y hacer reír
  • Varias sorpresas para descubrir
  • Atmósfera surrealista
  • El único juego donde los errores son un atractivo

CONTRAS

  • No tiene un objetivo claro
  • No apto para jugadores duros
  • No tiene un objetivo claro

Bueno
-

Goat Simulator reproduce todos los aspectos de la vida de una cabra. Te brinda la posibilidad de recorrer un mundo abierto donde espantarás a las personas y destruirás todo. Un juego increíble, absolutamente excepcional y terriblemente divertido en su simplicidad.

Una cabra anarquista

En Goat Simulator controlas a una cabra. Este animal pace en total libertad en un mundo abierto no demasiado grande y su objetivo de destruir todo lo que encuentra.

Podrás balar hasta cansarte, espantar a las personas y golpear con tus cuernos a cualquier objeto o ser humano. Además, irrumpirás en las habitaciones y destruirás coches, cercas o cualquier cosa que se presente delante de ti.

Tus cuernos serán tu arma de ataque predilecta, pero también podrás utilizar la lengua para lamer, coger o arrastrar tanto objetos como seres vivos.

Goat Simulator no tiene un objetivo definido o una misión propiamente dicha para llevar a cabo. Lo único que cuenta en este juego es precipitarse en todas direcciones, hacer de aguafiestas, destruir todo y acumular puntos con la esperanza de entrar en la tabla de clasificación mundial.

También podrás obtener achievements (logros) realizando acciones específicas que aparecen mencionadas en la pantalla, como por ejemplo volar por un determinado período de tiempo con una mochila de propulsión. Un poco extraño, ¿no?

Sin embargo, presta atención al cruzar la calle, de lo contrario corres el riesgo de ser brutalmente embestido por máquinas o camiones. No temas por tu vida, sólo tienes que presionar un botón para volver a levantarte como si nada hubiera pasado.

El escenario se abre ante ti para ser explorado. Durante tu recorrido podrás descubrir las increíbles sorpresas creadas por los desarrolladores, como un cuadrilátero donde combatirás contra otras aguerridas cabras, o una casa donde podrás encender un televisor y jugar a Flappy Goat (un minijuego que homenajea al famoso Flappy Bird).

Libertad de movimiento

Los controles son simples pero eficaces, y te darán la máxima libertad de movimiento. Con la cabra podrás moverte en cualquier dirección corriendo, dando patadas con los cuartos traseros, embistiendo con la cornamenta y haciendo cosas por el estilo. 

La física y las animaciones no están muy depuradas y quizás se han hecho imperfectas a propósito. ¡Pero ahí está la gracia!

La irresistible fascinación de sus errores

Goat Simulator se juega desde una perspectiva de tercera persona. Los gráficos son fluidos, pero están muy lejos de ser perfectos. Está plagado de numerosos y manifiestos errores.

Verás la cabeza de tu cabra atravesando paredes o cercas sin motivo aparente y las personas que golpees perderán ciertas partes del cuerpo de forma inexplicable. Asimismo, tanto los efectos físicos, así como las animaciones son muy imprecisos y carecen de toda lógica. ¡Pero estos son sólo unos pocos ejemplos!

¿Un gran defecto? No, todo lo contrario: estos errores forman parte integrante de la belleza de Goat Simulator y contribuyen magistralmente a la diversión. Al igual que la banda sonora, que desde un punto de vista objetivo es de mala calidad, pero que se combina de forma increíble con la atmósfera surrealista del juego.

Ser una cabra puede ser muy divertido

Goat Simulator hace que la vida de una cabra parezca mucho más atractiva de lo que te podrías imaginar. Es un videojuego diseñado para divertir sin tener un objetivo definido. Y lo logra a lo grande.

Genera curiosidad e interés a pesar de la gran cantidad de errores gráficos, a los cuales los desarrolladores no parecen haberle dado la más mínima importancia. Sin embargo, esta multitud de sublimes imperfecciones se integra excepcionalmente bien con la delirante dinámica anarquista de Goat Simulator. Pero sólo podrás apreciarlo jugando.

De más está decir que Goat Simulator no es un título para todo el mundo: los jugadores serios lo considerarán un producto sin ningún sentido. Por otro lado, los jugadores casuales lo encontrarán delirante e interesante. Una cuestión es segura: Goat Simulator es un título divertido y muy original que difiere sustancialmente de los esquemas predefinidos. Justamente por esto merece que lo pruebes.

Goat Simulator

Descargar

Goat Simulator